Humor e Ilustración

8 maneras para lidiar con el Sexo Ruidoso de tu Vecino

Tener vecinos ruidosos es una maldición. Como me he mudado un buen número de veces a través de los años, he tenido que sobrevivir a la experiencia de todos los tipos y formas posibles de contaminación sónica comunitaria: los que tienen perros nerviosos, a los que les gusta escuchar el último hit musical con intensidad ensordecedora y repetición automática, los que hacen fiestas cada fin de semana, los que discuten cuando llegan ebrios a casa, los que tienen karaokes, los que gritan constantemente a niños tremendos, los que compran carros mal entonados, los que viven en una perenne queja o celebración politiquera y por supuesto, a los que les gusta el sexo… a todo volumen.

Para que entiendan mi nivel de neurosis con los ruidos: cuando tengo que levantarme a orinar en la noche, lo hago de la manera más silenciosa posible (apuntando hacia la pared interna de la poceta, evitando que el chorro caiga directamente sobre el agua), pues me pone los nervios de punta romper el silencio nocturno.

Tener vecinos ruidosos es una maldición. ¿Qué se puede hacer al respecto? En muchas ocasiones puedes intentar confrontarlos, pero ¿cómo tocas a la puerta para decir “entiendo que están disfrutando mucho, pero ¿podrían utilizar una almohada para tapar los constantes gemidos?”

8 maneras de lidiar con el sexo ruidoso de tu vecino (Por Chin Lu y Juan Leguizamon)

Chin Lu nos trae este excelente artículo escrito para la revista digital The Bold Italic, acompañado de las brutales ilustraciones del diseñador colombiano Juan Leguizamon, en el cual incluye hilarantes estrategias y formas creativas para hacerle saber a tu vecino que la potencia sonora de su sexualidad ha trascendido la intimidad para convertirse en un asunto público y notorio.

Les recomiendo que lean el artículo completo en inglés (con sus brutales ilustraciones, ¿ya lo dije?), pero para los no-angloparlantes, aquí les dejo un breve resumen:

  1. Pon a todo volumen la canción más depresiva que tengas en tu repertorio o en su defecto algún himno nacional.
  2. Por cada vez que los gemidos teatrales de tus vecinos te despierten, obtienes un pase gratis para hacer una fiesta a todo volumen o desatar todo el poder de los éxitos de Justin Bieber a las 7 de la mañana.
  3. Crea grupos de chat u organiza reuniones para calificar el desempeño de los escandalosos amantes. Puntúa su resistencia, creatividad del lenguaje obsceno, cuánto está fingiendo ella, etc.
  4. Fíngelo hasta que te escuchen. Lo que sea que estén haciendo tus vecinos, tú puedes hacerlo mejor. Practica tus gemidos y gritos hasta que puedas orquestar un coro pornográfico.
  5. Intimidad Acelerada. Piensa positivamente, ¿acaso no es genial que en una gran ciudad donde toma años conocer a la gente que te rodea, tú estés conociendo a tus vecinos de una manera tan íntima? “¡Ese Roberto! ¡Solía acabar tan rápido! Realmente ha vencido su marca en esta segunda vuelta.
  6. Leer entre sábanas. Tomas los recientes conocimientos que has adquirido gracias a tu técnica de “pensamiento positivo” mencionada anteriormente y vuélcalos en tu vecino a través de pequeñas charlas pasivo-agresivas.
  7. Pretende que has estado viviendo bajo una roca y no tienes la capacidad de identificar los sonidos proveniente de las relaciones sexuales. La próxima vez que veas a tu vecino pregúntale con cara de preocupación acerca de posibles emergencias en su dormitorio “Hola Riley, ayer a eso de la 1 ó 2 AM sonaba como si estuviesen estrangulando a alguien en tu casa, ¿están todos bien?”
  8. Si todo falla… compra tapones de oídos y muda tu cama a la cocina.
Categorías: Ilustración, Internet
Etiquetado en: , , ,

Acerca de Dan

Aunque estudió filosofía, saltó la talanquera al diseño, al que se dedica desde hace más de 10 años. Lector empedernido y amante de los gatos, el cine, el café y los cigarrillos. Trabaja como gerente de diseño en una empresa de desarrollo web y de vez en cuando trata de cazar tigritos interesantes a través de su pequeño estudio. Neurosis diaria en @ChowKaiDeng

¡Deja un comentario!